martes, 29 de marzo de 2011

1.001 Películas que hay que ver después de morir (XIII): Breeders (La Muerte ataca en Nueva York)

Título: Breeders (La Muerte ataca en Nueva York) 
Director: Tim Kincaid
Año:1986
País: EEUU
Actores: Teresa Farley, Lance Newman y Frances Raines

Argumento: La ciudad Nueva York pasa dificultades. El suministro de sujetadores se ha visto cortado y, para más inri, un monstruo alienígena ha decidido percutirse a todas las mujeres vírgenes que habitan el lugar. Sólo una doctora de inmenso peinado y un machista detective podrán frenar los arranques sexuales de una bestia, cuyo objetivo es fundar una nueva raza a partir de especímenes humanos de lo más retrasado y borderline.



Por qué hay que verla después de morir: Imaginad a un alfarero trabajando minuciosamente con mierda en lugar de con barro. Una imagen metafórica que refleja con fidelidad lo que significa este mojón fílmico, en el que cada detalle parece estar totalmente calculado para lograr una basura perfecta y sin fisuras. Los amantes del detritus se pondrán las botas.

Alicientes:
-A excepción de la apetecible protagonista, todas las actrices (y hay unas cuantas) enseñan las domingas en algún momento de la película.
-Nadie, repito, nadie lleva sujetador. En cuanto una mujer se quita la ropa (o sale de la cama), suelta sus tetas al viento para goce del público masculino.
-Un anciano decrépito paseando a su temible yorkshire con una cadena para atar rottweilers.
-Una dirección tan penosa que convierte al realizador Tim Kincaid en un verdadero artesano de la mierda.
-Sustos de coña repartidos por doquier que no acojonarían ni a Scooby Doo.
-Un alienígena violador más omnipresente que Cristo, que está donde al guión le conviene, entra y sale por donde le da la gana y nunca nadie lo ve, hasta el final del metraje.
-Una investigación policial que ni es investigación ni nada que se le parezca.
-Rayas de coca con música tétrica de acompañamiento.
-Un bukkake, o algo similar, con leche alienígena.
-Un ordenador ochentero, de esos que sirven para hacer absolutamente cualquier cosa, como se veía en las películas de aquella época.
-Un monstruo con forma de coño y otro que es una fusión entre Masked Raider y un disfraz barato de Brundle Mosca.
-Polvo de ladrillo. Ojo a este elemento porque es fundamental para el desenlace de la trama.
-Una doctora con una peinado que es dos veces su cabeza.
-Semen alienígena de color negro.

Algunos momentos para el recuerdo:  
-Una modelo está posando para unas fotos. Tras una sesión agotadora, se despide de los fotógrafos y decide quedarse a solas en el estudio. Ajena a las miradas, aprovecha la situación para meterse unas rayas de coca (con música tenebrosa de fondo, porque "la droja ej mala", ya sabéis), desnudarse por completo y hacer ejercicios de estiramiento en pelota picada. Una situación que aprovecha el alien violador para hacer de las suyas.
-Una enfermera llega del trabajo a su casa, entra en la cocina y sin salir de esa estancia, se empieza a quitar la ropa y se queda en bolas frente a la nevera. El plano cambia y la vemos entrando en la ducha. Ahí es cuando uno se pregunta, en medio de las inevitables risas, si es que la bañera está en la cocina. Es entonces cuando el filme nos devuelve la burla, porque el plano se va abriendo y... voilá! La ducha SÍ que está en la cocina.
-Tras realizar unas compras, otra chica llega a su apartamento y... efectivamente, también se despelota. Esta película viene a confirmar una creencia que compartimos muchos hombres acerca del comportamiento femenino pero que lamentablemente jamás podremos comprobar, a menos que hagamos labores de espionaje: cuando una mujer se queda a solas, inmediatamente se desnuda por completo.
-Todos los sustos fallidos, especialmente el que acontece en lo alto de una azotea y que desata carcajadas en lugar de miedo alguno.
-Una joven está hospitalizada tras una violación. Varios personajes afirman que la chica ha sido desfigurada, que aquello es obra de un loco y que jamás habían visto algo tan horrible, cuando la mujer únicamente tiene cuatro cortes en la cara que apenas se notan.
-Un violador, armado con una navaja, se cuela en casa de una chica. El criminal se quita la chupa de cuero (bajo la cual no lleva nada) y cuando se dispone a sacarse el pajarito, el alienígena, increíblemente oportuno, entra en escena, ya que no puede permitir que sea otro quien cometa violaciones. Así, la bestia coge la navaja y, aunque la pasa por delante de la cara del violador sin rozarle lo más mínimo, dos segundos después, un chorrazo de sangre sale del rostro del delincuente. Probablemente, la tensión del momento le ha reventado algún vaso sanguíneo, porque no hay otra explicación...

Algunas frases destacadas:
-"¡Polvo de ladrillo! Sea lo que sea lo que está ocurriendo, proviene de debajo de esta ciudad...".
- "Esto es obra de un loco. Alguien muy, muy enfermo".

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * * *


1.001 Películas que hay que ver después de morir (XII): Caperucita y Pulgarcito contra los monstruos (XII)

Título: Caperucita y Pulgarcito contra los monstruos
Director: Roberto Rodríguez
Año:1962
País: Méjico
Actores: María Gracia, Cesáreo Quezadas

Argumento: Los queridísimos y populares personajes Caperucita y Pulgarcito viven su particular descenso a los infiernos del cutrerío y la sinvergonzonería, en un decadente viaje que incluye enfrentamientos con las versiones chatarreras de la bruja de Blancanieves, el hombre del saco, el ¿mago? Drácula e incluso un robot de hojalata abollado y mugriento.

Por qué hay que verla después de morir: Todo es completamente posible en este filme infantil sin tapujos donde la palabra vergüenza no existe y cualquier monstruo o criatura que uno imagine puede hacer acto de presencia, para deleite y descojone del personal. Como aliciente, hay todo tipo de perturbadores y crudos diálogos muy difíciles de olvidar y que harán que los niños menos valientes y curtidos vuelvan a mear la cama por las noches. ¡Pon a prueba los cojones/ovarios de tu hijo/a!

Alicientes:
-Un título grotesco y sumamente atractivo
-Canciones que provocan vergüenza ajena y daños en el tímpano, por la insoportable voz de la muy repelente niña que las canta
-Cosplays descarados de Disney
-Apoteósico carnaval de monstruos a cada cual más chungo
-Disfraces y caretas del mercadillo
-Terroríficos hechizos improvisados sobre la marcha y dignos de las Witchz o Kiki, la aprendiz de bruja.
-Drácula con traje de mago.
-La versión mejicana de Frankenstein, llamada "Frankonstino".
-Invocaciones a Satán en una peli para críos.
-Diálogos terroríficos y traumáticos, especialmente para los niños.
-Un monstruo clavadito a Florentino Fernández.
-UN ROBOT de mierda, reutilizado directamente de La Momia Azteca contra el Robot Humano
-Una varita mágica hecha de bengalas de feria que se van apagando en cada plano.
-Toda clase de carencias presupuestarias y técnicas, que los responsables se pasan por la huevera sin temor a hacer el ridículo
-Un hombre con una teta en la cabeza
-Un perro vaga a su puta bola por la película sin rumbo fijo y sin saber muy bien qué hacer
-Un tirachinas como arma perfecta para destruir a un robot
-Gente fuera de plano empujando al perro para que no se salga de la imagen.

Momentos para el recuerdo:  
-Alguien ha envenenado el agua del pueblo, volviéndola de color marrón, pero nadie parece notar la diferencia y sigue bebiéndola como si no pasara nada.

-Varios niños cuelgan bocabajo al hombre del saco y lo apalean vilmente como si fuese una vulgar piñata. Una escena que se rodó muchos años antes que la popular y casi idéntica secuencia de la magnífica Quién puede matar a un niño, de Chicho Ibáñez Serrador.
-Pulgarcito alaba las increíbles habilidades rastreadoras de un chucho, cuando el animal apenas se ha movido y le han colocado la presa delante del hocico.
-En medio de una pelea, alguien lanza un cuerpo humano y a éste se le desprende la cabeza por accidente, ya que se trataba de un pelele. Nadie lo advierte y la lucha continúa como si tal cosa.
-Caperucita retiene el antídoto que curará a su pueblo, la bruja malvada intenta quitárselo, la niña se aparta y entonces la pérfida hechicera se tira voluntariamente a su chimenea, muriendo miserablemente e intentándonos hacer creer que se ha caído por accidente. 

Frases destacadas:
-"El Lobo Feroz y el Ogro serán condenados a la peor de las muertes, partidos en dos con una sierra”
-"La bruja se chupó a todos y el Vampiro ya no tiene a quien chuparse” 
- "Cuchi cuchi, cuchifá!" (invocación de la Malvada Bruja)
-"Haced que sufran los mayores tormentos. ¡Que el inquisidor Torquemada parezca un aficionado!"
-"Caperucita... con estas uñas, ¡te sacaré los ojos!"
-"Sufriréis una muerta horrible"

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * * *


1.001 Películas que hay que ver después de morir (XI): La Humanoide

Título: Humanoid woman a.k.a. Cherez ternii k zvyozdam (La Humanoide) 
Director: Richard Viktorov & Nicolai Viktorov
Año:1981
País: URSS
Actores: Yelena Metyolkina, Vadim Ledogorov, Uldis Lieldidz, Yelena Fadeyeva, Vatslav Dvorzhetsky, Vladimir Fyodorov

Argumento: Una mujer artificial es encontrada en una nave espacial abandonada y llevada a la Tierra, donde será cuidada por unos científicos que tratarán de que lleve una vida normal. Por avatares del destino, todos acaban en el planeta Desierto, donde harán frente a un enano deforme y amante de la contaminación y la basura, cuyas acciones desatarán el caos en forma de espuma devoradora que va arrasando con todo, o algo así...


Por qué hay que verla después de morir: Este engendro soviético de ciencia ficción y poso ecologista, está considerado de culto dentro de Rusia, algo que sólo puede provocar la mayor de las estupefacciones. ¿Por qué? Pues porque el filme es sumamente tercermundista, ridículo y soporífero, aunque por su inenarrable y descojonante desenlace, con moralina hippie/new age incluida, bien merece que uno pierda casi dos horas de su vida frente a la pantalla.

Alicientes:
-Un robot con pantuflas y otro hinchable.
-Un sample de unos pajaritos sonando en bucle cada vez que los personajes están en la Tierra.
-Objetos que se mueven hacia atrás y por el aire gracias a la acción de rebobinar el metraje.
-Narrativa desquiciada e imposible de seguir. No ayuda el montaje recortado que nos llegó a Europa.
-Una humanoide comportándose de manera estúpida al ver hierba, sillas, sandías y otras cosas.
-Machismo soviético.
-Un enano maligno y cabezudo de nombre impronunciable y que adora revolcarse en mierda, más o menos.
-Imágenes de documentales para recrear distintos planetas.

Momentos para el recuerdo:  
-Las avergonzantes pruebas psicomotrices a las que es sometida la Humanoide.
-La Humanoide se cuela en una nave, la máquina empieza a volar y ella, afectada por la fuerza del despegue, se pone a dar vueltas y más vueltas por la bodega como una subnormal.
-Un planeta explota pero no hay de qué preocuparse, ya que, según uno de los personajes, los equipos de rescate han acudido a la zona...
-Una masa espumosa conocida como 'Biomasa' avanza sin descanso destruyéndolo todo. Cuando parece que ya no hay salvación posible, la Humanoide se abalanza sobre la sustancia y empieza a ¿moldearla con sus manos? Tras esto, asistimos estupefactos y con los ojos salidos de las órbitas a una metafórica secuencia con tintes new age donde varias manos van dando forma a elementos como tierra, agua... Después, empiezan a crecer flores en el planeta y, de golpe y porrazo, llega el final de la película. Este momento hay que vivirlo para comprender su grandeza.

Frases destacadas:
- "No he olvidado nuestras responsabilidades pero no puedo olvidar nuestra responsabilidad con ella"
-"Tú no eres peor que cualquiera de nosotros. Todos tenemos nuestros fallos, algunos hemos perdido un brazo o una pierna o no tenemos sentido del humor; y tú simplemente tienes un buen sentido de la obediencia. Serías la esposa ideal, ¡la mujer perfecta!"

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * *


lunes, 28 de marzo de 2011

CINE EN 3D: Llamamiento a la originalidad



Profundo hastío es lo que uno siente cuando se acerca a la cartelera y se encuentra ante la enésima y poco original propuesta en '3D'. ¿Es ésta la gran revolución que se anticipaba? ¿Realmente el cine vencerá a la piratería, resurgirá del estancamiento y aumentará sus recaudaciones siguiendo este camino? Con la excusa de la nueva tecnología de marras, se rueda lo mismo de siempre pero con otro envoltorio, de forma que Hollywood regresa a terrenos sobradamente conocidos, en lugar de apostar por la frescura, algo que la taquilla lleva años pidiendo a gritos.

Así, la cartelera está copada por repetitivas películas de superhéroes en '3D', las recurrentes sagas en '3D', franquicias desgastadas volviendo en '3D'... Al principio, con los impresionantes ingresos de Avatar, el asunto de la tercera dimensión parecía funcionar, pero el cansancio ya imprime su huella.

Si a finales de 2010 se empezaba a notar que lo del '3D' no era para tanto, con unas cifras buenas en nuestro país, pero que suponían un 3,9% menos de ingresos respecto al año anterior y una bajada del 10% en el número de espectadores (según la Federación de Cines de España), ahora la situación amenaza con torcerse gravemente, si atendemos a lo que ocurre en Estados Unidos. Allí, en comparación con 2010, la taquilla se ha derrumbado un 28% en enero y febrero, lo que significa el peor arranque del ejercicio en diez años, conforme a lo recogido por la prestgiosa web Boxofficemojo.com. 


Propuestas en '3D' no han faltado precisamente. Entonces, ¿dónde está el problema? ¿Es la falta de estrenos potentes? ¿La recurrente crisis económica? Esta última podría ser una causa, pero todo apunta a una crisis peor; la crisis de las ideas, un mal que la tercera dimensión, en lugar de solventar, ha acentuado. En 2011, según medios como Público, regresarán más sagas que en ningún otro año en la historia, y casi una quinta parte de los filmes serán secuelas.

Aún quedan muchos meses por delante y los grandes estrenos no han irrumpido, pero es indudable que existen motivos para preocuparse. Y hay algo que va quedando cada vez más claro. El '3D', por sí solo, no es la solución a las dificultades. Si la tecnología no va acompañada de ideas frescas, innovadoras y atípicas, la supuesta panacea del cine se quedará en un parche de eficacia pasajera.

De nada sirve sacar blockbusters poco imaginativos con tres o cuatro escenas en relieve. En la eterna lucha entre la forma y el contenido, el primer contendiente está vapuleando al segundo, y la caída se acelera. Y es que el cine no es sólo espectáculo y pirotecnia, también vive de ideas y de mensajes.

Carlos Palencia

Festín de gore y tetas, en "auténtico 3D"


Hablemos con franqueza. Nadie acude a ver cine en 3d con el propósito de disfrutar de una "buena película". Entiéndase "buena película" por el típico drama academicista o la culturetada de turno. Uno paga dos euros de más y se pone las incómodas gafitas en busca de un espectáculo directo y sencillo y para que le deslumbren con cosas saliendo de la pantalla, que le hagan estirar los dedos y sorprenderse como un niño de teta. Para eso se inventó el 3D, no nos engañemos. Al menos es así como yo lo entiendo. Lo del guión es un elemento secundario, aunque claro, si está trabajado, pues supone un aliciente. 

Alexandre Aja, autor de la recién estrenada Piraña 3D, ha comprendido esto a la perfección. En lugar de complicarse lo más mínimo con una historia elaborada, ha ido a tiro hecho, dando al público exactamente lo que quiere ver en una peli de este tipo e incluso más. Esto no significa que haya una mala historia y cinematográficamente el filme no valga un pimiento, ni mucho menos, pero aquí está claro que el atractivo principal son los culos, los melones, los chorretones de sangre y los bichos resaltados en 3D, y eso es justo lo que vamos a encontrar, y a patadas.

Sin embargo, y como esto es cine y no únicamente una atracción de feria, la cosa no se queda en el festín de carne y vísceras. Igualmente hay buenos chistes, personajes memorables (el de Jerry O´Connell se lleva el gato al agua) e incluso momentos de tensión bastante conseguidos. Esto es el auténtico cine en 3D; entretenimiento y espectáculo por encima de todo, pero aplicando cariño y criterio por lo que se hace. 

No obstante, y a pesar de lo expuesto, la película puede degustarse plenamente en dos dimensiones. Como ya he dicho, Piraña 3D no es sólo un espectáculo y ya está. La sinceridad, la falta de complejos y la diversión que destila esta película, atraparán asimismo a aquellos que no estén dispuesto a mirar a través de unas lentes especiales. Eso sí, se perderán parte de la gracia...

Un aspecto muy a destacar del efecto tridimensional son las escenas acuáticas. Deudoras de Tiburón (no en vano aparece Richerd Dreyfus al comienzo del filme), estas secuencias, gracias a la nueva dimensión, logran que el espectador se sumerja plenamente bajo las aguas, dando así al filme un plus en cuanto a ambientación y atmósfera, aunque los efectos digitales canten un poquito.

Lo reitero, no hay fraude alguno, el filme ofrece lo que promete, ni más menos. Los cinéfagos más descerebrados, cual voraces pirañas, se van a hinchar con este delicioso banquete de casquería, peces monstruosos, cuerpos serranos, las tetas de Gianna Michaels y toda clase de desnudos gratuitos como los que ya no se veían desde aquellos maravillosos y cansinos años 80. Y el resto de mortales también pueden ser partícipes de la fiesta si saben cambiar el chip y ver la película como lo que es: un desmadre sin complejos ni ataduras, con el único y fiel propósito de hacer pasar un buen rato, algo que consigue con creces.

Antaño detractor de lo tridimensional, ahora me retracto y opino que si el cine en tres dimensiones nos va a seguir ofreciendo obras como ésta, entonces digo sí a esta "nueva" forma de hacer películas. Aunque mucho me temo que la cosa continuará como hasta ahora y nos seguirán metiendo esta nueva tecnología con calzador en cualquier blockbuster que se estrene, aunque no lo necesite y no venga a cuento. El cine en 3D se inventó para películas como Piraña 3D. Ojalá vengan más.

Carlos Palencia

sábado, 26 de marzo de 2011

1.001 películas que hay que ver después de morir (X): Mi Amigo Mac


Título: Mac and me (Mi amigo Mac) 
Director: Stewart Raffill
Año:1988
País: Estados Unidos-Aruba
Actores: Jade Calegory, Lauren Stanley, Christine Ebersole, Jonathan Ward, Tina Caspary
Argumento: Una misteriosa y absurda criatura extraterrestre llega a la Tierra por accidente y entabla amistad con un niño paralítico llamado Eric. El humano acogerá al alien en su seno y lo alimentará a base de Coca-Cola, mientras viven asombrosas aventuras con sierras mecánicas, perros rabiosos, tiroteos en gasolineras que explotan y el payaso Ronald Mcdonald.




Por qué hay que verla después de morir: Esta abominación surgida del infierno es la hermana idiota y pobretona de E.T, a la que plagia de manera indecente, cambiando al entrañable alienígena de Spielberg por un grotesco y muy desagradable muñeco de mierda. El infraser en cuestión, además, tiene cara de retrasado, y sorbe y sorbe sin parar. Ideal para traumatizar de por vida a los más pequeños y matar de risa e indignación a los mayores.

Alicientes:
-Descarada publicidad de Coca-Cola y Mcdonald´s
-Ronald Mcdonald en su primer papel en la gran pantalla
-Maltratos a un paralítico
-Un alienígena que se alimenta de Coca-Cola y tiene cara de mongólico
-Obsesión malsana del guionista por sorber y chupar
-Un niño inválido que no tiene problemas en mover las piernas en diversos planos
-Un videoclip en un McDonald´s
-Una gasolinera explotando

Momentos para el recuerdo:  
-Mac destruyendo la casa con un taladro y una sierra mecánica.
-Los numerosos plagios a E.T.: MAC siendo atraído por medio de pajitas diseminadas por el suelo en lugar de caramelos, MACdisfrazado, la bicicleta sustituida por una silla de ruedas...
-Eric lleva a MAC a una fiesta de cumpleaños escondido dentro del forro de un osito de peluche. La fiesta se celebra en un Mcdonald´s y, nada más entrar, Ronald Mcdonald se pone a chupar cámara. Poco después, y sin venir a cuento de nada, el filme se convierte en un videoclip donde todos los asistentes a la fiesta empiezan a bailar una multitudinaria coreografía, a la que se suma el grotesco alienígena.
-Los padres de MAC son localizados moribundos en el desierto, pero son totalmente reanimados mediante el poder de la Coca-Cola.
-El tiroteo en la gasolinera, donde decenas de policías surgidos de la nada encañonan a MAC y a sus padres, y el pobre Eric acaba recibiendo un balazo y MURIENDO. Lamentablemente (¿o debería decir afortunadamente?), es resucitado por los alienígenas.
-Al final del filme y en una emotiva ceremonia, MaAC y su abominable familia reciben LA CIUDADANÍA AMERICANA y despiden el metraje con una advertencia: "We´ll be back". Gracias a Dios la amenaza no se cumplió...

Frases destacadas:
- "La CocaCola se parece a lo que bebe en su planeta"
- "Hemos capturado a MAC: Misteriosa y Absurda Criatura"
-"¡¡Las pajas!! ¡¡Eso es!!"

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * * *


1.001 películas que hay que ver después de morir (IX): Venganza Ciega

Título: Out for a kill (Venganza Ciega)
Director: Michael Oblowitz
Año:2003
País: Estados Unidos-Aruba
Actores: Steven Seagal, Michelle Goh, Hon Ping Tang
Argumento: Un arqueólogo gordo, con coleta y experto en artes marciales recorre Europa del Este y alrededores para masacrar a algunos destacados miembros de la Mafia china, a los que resposabiliza de las tragicómicas muertes de su mujer y otros seres queridos.



Por qué hay que verla después de morir: Pasen y vean la degradación total a la que se ha visto sumido el artista marcial que popularizó el aikido en el cine. Gordo, viejuno y bastante quemado, Steven Seagal vuelve a deambular por enésima vez de un lado a otro matando gente, pero en esta ocasión lo hace acompañado de una dirección y de un montaje absolutamente enloquecidos y aberrantes. Ralentizaciones injustificadas, acelerones y travellings por doquier convierten a esta basura en una orgía de total incompetencia desde el segundo 1, capaz de arrancar carcajadas al más serio de los mortales. Por si fuera poco, el guión es igual de nefasto que la realización y los artífices no se molestaron en salir a la calle a rodar ni un puto plano, por lo que todo está filmado en platós, utilizando cromas de lo más cantoso.

Alicientes:
-Steven Seagal interpretando a un ARQUEÓLOGO experto en artes marciales.
-Steven Seagal desatando su furia homicida.
-Steven Seagal, como es de esperar, no experimenta peligro alguno en ningún momento; más bien se la suda todo.
-Planos ralentizados de cualquier cosa absurda.
-Títulos de crédito hechos con el wordart.
-Apenas hay planos exteriores auténticos; casi todo está grabado con cromas.
-Bullet Time de saldo.
-Espadas de plástico.
-Dirección de una incompetencia preocupante.
-Montaje aberrante y esquizofrénico.
-Cortinillas que muestran pistolas dando vueltas para separar las escenas.
-Planos de tazas cayendo al suelo y rompiéndose a cámara lenta en los momentos dramáticos.
-Un barbero chino capaz de pegarse a las paredes cual spiderman.
-Restaurantes chinos con casinos y puticlubs clandestinos en la trastienda.
-Estructura argumental digna de un videojuego, en la que Seagal va eliminando a un jefe detrás de otro, hasta llegar al jefe final.

Momentos para el recuerdo:  
-El protagonista saca de un plástico un folio que no tiene relevancia alguna en la trama, pero el director se casca una ralentización gratuita, por aquello de jugar con el montaje y hacer más entretenido el visionado del engendro.
-En un instante épico, Seagal realiza lo que podría calificarse como una "rabona" para subirse a las manos una espada que estaba en el suelo.
-El gordo de la coleta duerme tranquilamente con su mujer cuando escucha un ruido. Decide salir de la casa para descubrir de qué se trata y nos quedamos estupefactos ante la visión de un chapucero cielo superpuesto con nubes moviéndose (¿en esto se fue el presupuesto?). Es entonces cuando la casa explota totalmente, con su esposa dentro. Luego vemos un plano de Seagal supuestamente consternado, pero sólo frunce un poco el ceño. Debe ser que ya  se la rempampinfla porque está acostumbrado a que le ocurran este tipo de cosas en todas sus pelis...
-Steven Seagal se sube a un coche e inmediatamente el montaje se convierte en una sucesión delirante de planos al azar, mientras uno se pregunta qué cojones está pasando y por qué es imposible enterarse de algo...
-Llega la batalla final y cuando uno espera la más emotiva y dura de las peleas, sólo se encuentra ante una explosión de mierda y el villano escapando de un edficio en llamas. Parece que va a lograr huir, pero el héroe, sin esfuerzo alguno, desde una ventana semiabierta y a muchos metros de distancia, lanza su katana con tal precisión que, voilá, ¡le rebana la cabeza al malo!

Frases destacadas:
- "Tatúate esto, puta"

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * * *


viernes, 25 de marzo de 2011

Historias del Calcio

Son muy pocos los libros dedicados a ese bello deporte llamado fútbol. Las librerías le dedican un espacio muy reducido a la literatura deportiva, que en general suele estar mal vista por el gran público. La mayoría de las veces los libros que encontramos en las estanterías suelen estar dedicados a un jugador mítico, o a la historia de un club que cumple 100 años. Pero el fútbol es eso y mucho más: son historias de seres humanos que trascienden lo que pasa en un terreno de juego. Están las aficiones, las victorias, las derrotas, los momentos épicos que genera un partido en una Eurocopa o un Mundial.

Es por eso que hoy queremos hacer una sugerencia a los lectores de este blog, recomendando Historias del Calcio, no sólo un libro sobre fútbol que gustará a los fanáticos del balompié sino a cualquier aficionado a la buena literatura. Su autor es Enric González, actualmente corresponsal en Jerusalén del diario El País. Este periodista, al que también se le ha podido ver charlando con el gran Carlos Boyero sobre cine en el ya extinto y añorado Boyero y cía del Plús; consigue transmitir toda la esencia del fútbol italiano y de cómo vive un país tan peculiar y tan especial el deporte rey.

Cuenta González en el prólogo que cuando se fue a Roma de corresponsal, recibió la llamada de Santi Segurola, en ese momento Jefe de Deportes de El País, pidiéndole una columna semanal sobre el calcio. Durante tres temporadas, Enric González cumplió con su labor en la columna de los lunes llamada Historias del Calcio. Fue tal la calidad de aquellas columnas, que el autor decidió recogerlas y editarlas.

No sería justo decir que Historias del Calcio es un libro sobre fútbol italiano. Estrictamente es así, pero en él podemos comprender cómo respira el país transalpino. Desde su peculiar y estrambótico gobierno, sus escándalos de corrupción (como el Moggigate que acabó con la Juve en Segunda), las peligrosas ideologías radicales de ciertas aficiones como la del Lazio. La histórica (aunque ya menos) mala suerte del Inter; los dispendios económicos de Moratti; el cementerio de elefantes en que se ha convertido el Milan; la afición de la Roma colando una vespino en el estadio para homenajear a un hincha fallecido, Totti lanzando un penalti de cuchara para asomobro de sus compañeros de la azzurra...

Son 250 páginas que se pasan volando, primorosamente escritas, entretenidas a rabiar, y que atraerá tanto al aficionado al fútbol como a aquel que no haya visto un balón en su vida. Ojalá hubiera más libros así, sería bueno para el fútbol, para la literatura y para el periodismo. 

Dani Medina

miércoles, 23 de marzo de 2011

El derbi irlandés

Aquí, en Irlanda, su football no es nuestro fútbol. Tanto el fútbol gaélico (su football) como el hurling son dos deportes de mayor seguimiento y tradición respecto a nuestro deporte rey, con el que guardan ciertas similitudes aunque, en la medida en que ambos identifican a la cultura irlandesa, gozan de códigos propios e inconfudibles. El fútbol gaélico y el hurling se juegan entre equipos de 15 jugadores en partidos de 70 minutos. Son duros y agresivos, y el objetivo en ambos casos es meter el balón en lo que se asemeja a una portería de rugby: dos postes largos en vertical unidos por una barra horizontal bajo la que hay una portería similar a la de fútbol, protegida por un portero. Los goles valen 3 puntos, y los tantos anotados entre palos valen uno. El primero se disputa con un balón esférico que los jugadores pueden pasarse en cualquier dirección valiéndose del pie o la mano. Por su parte, el hurling, considerado mucho más hermoso, se juega con unos palos denominados hurleys, con los que se golpea un pequeño balón de cuero llamado sliotar, aunque también se permite utilizar las manos.

Pese a todo, el deporte más popular en la Isla esmeralda es el rugby. El pasado sábado tocaba vivir el duelo más esperado y a la vez temido por un irlandés. Había que medirse a Inglaterra en la última jornada del Torneo Seis Naciones. Si los ingleses vencían se adjudicaban, además del torneo, el Gran Slam (que se logra al ganar los cinco partidos en disputa). Los irlandeses, cuyas 4 provincias juegan con la misma camiseta (pese a que Irlanda del Norte pertenece al Reino Unido) y bajo el Ireland's call (la canción que interpretan al inicio), consiguieron mitigar la machada inglesa empleando su fortaleza desde el inicio. Al descanso ya aplastaban a la pérfida Albión con un contundente 17-3 y, al final del partido, el marcador se apagó con un tanteo de 24-8. Un resultado que se celebró a la altura de un título. Huelga decir que los pubs de la ciudad de Cork estaban abarrotados. Se instalaron pantallas grandes, se reforzó la decoración con motivos irlandeses (banderitas, tréboles, abalorios que pululaban tras el reciente día de San Patricio), todo envuelto en una atmósfera iluminada por cañones de color verde. Tras el acontecimiento, tocaba volver a terreno conocido. La Liga, nombre que identifica a nuestro campeonato en el extranjero (como ocurre con la Premier o el Calcio), deparaba en primer lugar un Barcelona-Getafe y, a continuación, el gran derbi madrileño: Atlético de Madrid-Real Madrid. La victoria de los azulgrana por 2-1 se cerró sin demasiados alicientes, a excepción del golazo de Dani Alves. En realidad, un servidor tenía sus miras puestas en lo que estaba por venir.


Los encuentros, seguidos desde el pub Old Oak, declarado peña barcelonista en Cork con banderas y bufandas en sus paredes, fueron televisados por Sky Sports. Los comentarios corrían a cargo de Quinton Fortune, ex del Atlético, y Marcelino Elena, ex del Mallorca, ambos viejos conocidos en la liga inglesa. Me encanta el modelo de cobertura de los partidos por parte de esta cadena. La narración la lleva a cabo un periodista y sólo en ocasiones interviene algún comentarista desde plató. El narrador aporta descripciones muy contadas y precisas de la acción, incluye pausas (recuerdo una de 5 o 6 segundos), que en nuestro país son inimaginables, y además sabe darle la emoción requerida en los momentos álgidos. Al principio, en el descanso y al final el peso lo lleva un moderador desde el estudio con los dos ex futbolistas. Sencillo y eficaz, sin florituras.


Siempre tendí a pensar que un Atlético-Real Madrid, o Real Madrid-Atlético, era la mejor disputa en toda Europa respecto a equipos de la misma ciudad (sé que un Milán-Inter está en posesión de esa distinción para la mayoría). La rivalidad histórica y el número de títulos que ambos contendientes atesoran así lo respalda. Desde niño, he vivido estos partidos como los más importantes del año, y no porque una victoria suponga salvar la temporada para los rojiblancos. Eso sólo cabe en la cabeza de los que ni entienden ni conocen lo que ha sido este club, que siempre disputaba la liga hasta el final y cuando no era primero acababa segundo. El Barça aún no había explotado.

Por el contrario, estos duelos alcanzan la altura emocional de lo puede deparar un Irlanda-Inglaterra: ganarle al maximo rival, al enemigo primigenio con el que convives a diario y que te ha agraviado en tantas ocasiones. Ello supone una satisfacción irremplazable sólo comprensible para los más apasionados por este deporte y que comparten la ensoñación que lo rodea. En nuestra juventud, que el Atleti ganara al Madrid suponía un mayor alivio ante la vuelta a clase de los lunes, cuando la mayoría madridista se veía obligada a esconder sus vaciles hasta días venideros. La rivalidad con los años se mantiene, pero el transcurrir del tiempo y las nuevas circunstancias han obligado a los atléticos a escudarse en un completo escepticismo. Me he impuesto a mí mismo no esperar nada de estos partidos, no hacerme a la idea de que esta vez será distinto. ¿Por qué debería, si las diferencias entre ambos clubes no han hecho más que aumentar progresivamente? En el fútbol cualquiera te puede ganar y tú puedes ganar a cualquiera, pero la sensación de complejo e impotencia que transmite el Atlético desde el minuto 1 de un derbi no se disipa a cada nueva temporada.


Estos partidos siguen siempre esquemas similares. El Madrid se adelanta pronto, el Atleti falla durante el resto del tiempo todo lo fallable, y los blancos llegan en una y sentencian. Eso en el mejor de los casos, porque en otras ocasiones los merengues controlan el tempo del partido de cabo a rabo y el Atleti no huele el balón. Los colchoneros apenas han podido rascar algunos empates en los últimos 12 años, y curiosamente han sido más los puntos en el Bernabéu que en el Calderón. No negaré lo evidente: para un atlético, esta situación resulta frustrante. Ni siquiera en los más recientes tiempos de bonanza (el año del doblete) el regocijo fue completo, pues se perdieron los dos derbis directos. Recuerdo perfectamente la última vez que el Atleti ganó al Madrid en liga. Lo vi en mi casa de la sierra de Madrid. Otoño de 1999. Fue el partido del sábado por la noche. Resultado: 1-3. Después del tercer gol de Hasselbaink me abracé a mi padre y mi hermano. Al día siguiente, grabé el resultado en la arena de nuestro antiguo campo de fútbol (área que alberga actualmente varios chalets unifamiliares). Un 1 grande, un guión y un 3 grande. Quizá ese gesto representa lo que supone para un atlético ganarle al eterno rival. Un día grande, que queremos plasmar en la tierra del mismo modo en que permanece alojado en la memoria, y que tarde o temprano volveremos a vivir.

martes, 22 de marzo de 2011

1.001 Películas que hay que ver después de morir (VIII): The Room

Título: The Room
Director: Tommy Wiseau
Año: 2003
País: Estados Unidos
Actores: Tommy Wiseau, Juliette Danielle, Greg Sestero, Philip Haldiman, Carolyn Minott
Argumento: Johnie tiene una vida perfecta y es un hombre maravilloso. Vive con la mujer de sus sueños, tiene un lujoso piso en San Francisco, un importante puesto de trabajo en un banco, cuenta con buenos amigos y además le sobra tiempo para pagar los estudios y proporcionar alojamiento a pobres huerfanitos. Sin embargo, su feliz existencia se ve truncada pocos días antes de su boda, cuando su novia Lisa descubre que está aburrida de su vida y que le gustan las pollas más que a un tonto un lápiz.

Por qué hay que verla después de morir: El último fenómeno de Internet en lo referente al cine chungo  está a la altura de lo esperado. The Room es claramente una de las cintas más infames jamás rodadas; un clásico instántaneo que no defrauda lo más mínimo y que incluso llega a superar las expectativas. Pasarán los años y lucirá con letras de oro en la historia de la caspa cinematográfica. ¿Qué es lo que hace tan grande a este largometraje? Se podrían citar miles de detalles, pero el punto fuerte lo configura el genio detrás de la obra, Tommy Wiseau, una especie de Pocholo americano con un extrañísimo acento como de alemán cocainómano, cuya interpretación del papel protagonista está a años luz de lo que debería ser calificado como "interpretación". Los secundarios, así como el guión, no le van a la zaga en lo que respecta a la calidad, y esta vez, más que nunca en el cine cutre, resulta totalmente inconcebible para el espectador que tantas personas se involucraran en un proyecto sin ser conscientes del pedazo de mierda hedionda en la que se habían embarcado. Por último, este drama intimista de pareja, a pesar de la temática que trata, es infantil, denota una inmadurez total y además está salpicado de una misoginia crónica que Tommy Wiseau debería hacerse revisar con urgencia.

Alicientes:
-Un melenudo con aspecto de yonki escribiendo, dirigiendo y protagonizando de manera indecente el cotarro.
-Machismo recalcitrante e insultante.
-Mujeres comportándose como auténticas víboras chupasangre.
-Desagradables escenas de sexo con pétalos de rosa de por medio y posturas tan irreales e incómodas que parece que el protagonista se esté percutiendo a su novia por las tetas o el ombligo...
-La risa desquiciante y forzada del protagonista.
-Los interminables y reiterativos planos de San Francisco, muchas veces sin venir a cuento y para rellenar el metraje.
-Todos los personajes, cada vez que entran o salen por una puerta, saludan o se despiden, alargando innecesariamente la narración.
-Un huérfano con canas en los huevos que ha sido "adoptado" por el protagonista.
-6 millones de dólares de presupuesto para una cinta rodada prácticamente en una habitación y sin efectos especiales de ningún tipo. Putas, drogas y alcohol son palabras que me vienen así repentinamente a la cabeza... no sé por qué...
-El culo de Tommy Wiseau.
-Fotografías de ¿cucharas? decorando la casa. Es como si hubieran comprado los marcos en los chinos y no se hubieran molestado en quitar la foto que viene de serie.
-Influencias de Ciudadano Kane

Momentos para el recuerdo:
-Cada vez que la madre de Lisa le recuerda a su hija que es una mujer y que, como tal, debe casarse pensando únicamente en el dinero y en la estabilidad.
-Un narcotraficante apunta con una pistola al huerfanito en el ático del edificio donde vive. Por pura casualidad, Tommy Wiseau y su mejor amigo aparecen en el ático y consiguen reducir al delincunte, llevándoselo de allí a la fuerza. Sólo 2 segundos después, y como por arte de magia, Lisa y su madre también llegan de repente al ático para asistir a la peligrosa escena (esto tiene muchas más gracia visto que contado, por supuesto). Luego, apenas pasados 30 segundos, el prota y su amigo regresan al ático afirmando que ya han dejado al delincuente en comisaría, lo que probablemente constituya un record mundial. Así, llevan al delincuente a comisaría como el que se encuentra un objeto perdido y lo deposita en un buzón. Sin pedirles declaración ni nada... Es impresionante el sistema judicial estadounidense.
-Cuando la madre de Lisa confiesa que se está muriendo de cáncer de mamá como el que se pone a comentar el estado del tiempo. Después de revelar su enfermedad, no se vuelve a tocar el tema en ningún otro momento y la mujer sigue apareciendo por la película tan tranquila y como si llevara una vida de lo más normal.
-La escena de la floristería, en la que los involucrados recitan sus absurdos comentarios de memorieta y sin entonación alguna. Lo mejor es que Tommy Wisea entra en el local con su inconfundible melena al viento y la dependienta se atreve a decir que no le ha reconocido, para segundos después añadir "eres nuestro mejor cliente". Si no es ciega (y subnormal), le falta poco.
-Tommy Wiseau haciendo la gallina.
-El supuesto ataque de histeria que sufre Tommy Wiseau en el desenlace, quien, imaginamos muy dolido, se pone a destruir el mobiliario del piso, pero con una desgana y una pachorra de campeonato. Para rematar la faena, una vez se ha cargado todo, coge un vestido de su novia y se lo empieza a restregar por el huevamen, dando a entender lo mucho que la echa de menos. Penoso y denigrante... Jamás un actor hizo tanto el ridículo.

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * * *


1.001 películas que hay que ver después de morir (VII): Troll 2

Título: Troll 2
Director: Claudio Fragasso (bajo el pseudónimo de Drake Floyd)
Año: 1990
País: Estados Unidos-Italia
Actores: Michael Stephenson, George Hardy, Margo Prey, Connie Young, Robert Ormsby, Deborah Reed, Jason Wright, Dareen Ewing, Don Packard
Argumento: En un pueblucho de la América profunda conocido como Nilbog, un grupo de enanos con caretas llamados goblins, va predicando el vegetarianismo con métodos un tanto violentos que se cobran la vida de varias personas. Sólo el pequeño Joshua, que ha llegado allí de vacaciones con su familia, podrá detener la masacre y defender la hegemonía de la carne sobre las verduras.

Por qué hay que verla después de morir: Fue durante mucho tiempo la película número uno del Bottom100 de la web IMDB.com, un listado que recoge las películas peor valoradas por los usuarios de la famosa base de datos cinematográfica. A pesar de que su reinado ha pasado, esta absurda película provegetariana sigue siendo una excelencia en lo suyo, que destaca en gran medida por las sobreactuciones dantescas que llevan a cabo todos los actores, quienes, salvo el niño y alguno más, no volvieron a actuar jamás, y con razón, en ninguna otra película. A ello hay que añadir unos goblins de diseño estremecedor, y no precisamente por su calidad.

Alicientes:
-Italianos escondidos detrás de pseudónimos americanos en los créditos.
-Enanos con caretas monstruosas de goma y embutidos en sacos de patatas.
-Una careta de goblin de ojos bizcos y pintados que ni siquiera se mueven.
-Pecas pintadas con rotulador.
-Infinidad de muecas, caretos y gestos imposibles por parte de los intérpretes.
-Inglés recitado fonética y monocordemente.
-Ausencia total de trolls, a pesar del título del filme.
-Actuaciones dignas de cadena perpetua, especialmente la de la madre.
-Una escena de sexo con mazorcas de maíz de por medio.
-Se trata de una secuela apócrifa de Troll de John Carl Buechler.
-Provegetarianismo estúpido.

Momentos para el recuerdo: 
-Para impedir que su familia devore una apetitosa comida de color verde moco, al niño protagonista no se le ocurre otra cosa que subirse encima de la mesa, sacarse la chorra y mear encima de todos los alimentos (y encima de sus padres, de paso).
-Tras varios días de sospechas y elucubraciones, el pequeño Joshua descubre el pastel. "Nilbog", el pueblo donde transcurre la acción, es goblin escrito al revés. Ahora todo cobra sentido.
-Uno de los personajes asiste impotente a la ejecución de una chica y grita un forzadísimo e interminable "Oh my god" de casi un minuto de duración mientras una mosca impertinente le ronda la cara. Esta escena ya es todo un clásico en Internet.
-El abuelo de Joshua regresa de entre los muertos para enseñar al niño a hacer cócteles Molotov.
-El malvado cura del pueblo comienza a arder vivo a causa de uno de los cócteles Molotov y, en un cambio de plano, vemos cómo de repente ha cambiado su sotana por un traje innífugo.
-En una épica batalla final y cuando todo parece estar perdido, Joshua decide combatir a los goblins con un SÁNDWICH DOBLE DE PEPPERONI, que su abuelo muerto le ha traído desde el Más Allá. Saber que en el Otro Mundo también hay sandwiches de mortadela le deja a uno más tranquilo.

Frases destacadas:
-"¿Ves lo que está escrito? ¿Sabes lo que significa? ¡Hospitalidad! ¡Y no puedes mearte sobre la hospitalidad, no lo permitiré!" (Michael Waits a su hijo, que se acaba de mear sobre la comida)
-"¡Nilbog! ¡Es Goblin escrito al revés!"
-"¡Se la están comiendo! ¡Y después me comerán a mí! ¡¡¡Oh Dios míooooooooooooo!!"

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * * *



lunes, 21 de marzo de 2011

Lost in London

Ayer domingo tuve la ocasión de ver el Chelsea-Manchester City, con victoria para los locales por 2-0 (David Luiz y Ramires); encuentro que a priori prometía emoción y cierto espectáculo. Por desgracia, el nombre y los presupuestos de ambos equipos no son suficientes y en 90 minutos se ha visto muy poco fútbol.

Llamaba mi atención el choque también por ver a Torres en su séptimo partido con los blues, ya que desde que debutara discretamente contra el Liverpool no había visto al madrileño con la camiseta del equipo londinense. Séptimo partido bajo las órdenes de Ancelotti y de nuevo, séptimo encuentro en el que no marca. ¿Qué le pasa a Torres? ¿Es que se le ha olvidado que su trabajo es meter goles? Nada de eso. Viendo al español sobre el campo, nos damos cuenta de la triste realidad. Y es que el Chelsea tiene una buena plantilla, un entrenador competente (aunque puede que su estilo no termine de cuajar en Inglaterra); dinero de sobra, pero le falta alguien que juegue al fútbol. Y es que el mediocampo del Chelsea es todo físico, todo músculo, pero no tienen un faro, un guía que pueda mantener el balón y asistir a los de arriba. El Chelsea de Ancelotti es todo verticalidad, velocidad, como si el balón les quemara en los pies.

Y en estas se ve Torres. Se desmarca, la pide, mete algún pase, pero en general, está completamente perdido en su zona. Ayer Ancelotti decidió que Anelka y Drogba vieran el partido en el banquillo, y le dio más protagonismo al 9. Malouda y Kalou acompañándole arriba y Lampard detrás como enganche. No obstante, el bajón de Lampard es evidente, y sus compañeros arriba no terminan de entenderle.

Me decía hace unas semanas un hincha del Chelsea al que conocí, que si no es esta temporada, Torres triunfará en la siguiente. Y es verdad, ya que calidad le sobra al ex del Atlético de Madrid. Equipo al que por cierto, el solo sujetó cuando los compañeros que le acompañaban eran un atajo de tuercebotas. Da gusto ver que los supporters del Chelsea tiene paciencia e ilusión con un jugador que ha costado 50 millones de libras y que ha sido el fichaje más caro de la Premier. ¿Son una losa psicológica para Torres ese dineral que se ha dejado Abramovich por traerlo? Es evidente que la responsabilidad es grande, y que se le piden resultados desde ya que justifiquen la inversión, pero tarde o temprano y si le llegan balones, Torres marcara y triunfara. Si fuera España ya le estarían poniendo verde ante tanta sequía goleadora. Por suerte, en Inglaterra tienen paciencia.

Dani Medina

sábado, 19 de marzo de 2011

1.001 Películas que hay que ver después de morir (VI): Abraxas, Guardián del Universo

Título: Abraxas
Director: Damian Lee
Año: 1991
País: Canada, Estados Unidos
Actores: Jesse Ventura, Sven-Ole Thorsen, James Belushi, Marjorie Bransfield

Argumento: Dos maromos venidos del espacio exterior pelean por el destino del universo en un pueblucho perdido de Canadá, a la vez que sueltan por sus bocas toda clase de incoherencias pseudocientíficas y se disputan la paternidad de un peligroso niño con poderes.






Por qué hay que verla después de morir: Aunque por momentos tediosa y desganada, esta descaradísima exploitation de Terminator 2 ofrece diversión de primer nivel gracias a la verborrea pseudometafísica que inunda todos sus diálogos. Además, y a pesar de que no se ve ni una sola teta, el filme está envuelto de un cierto halo erótico-festivo, gracias a una fotografía de colores chillones que nos remite a un puticlub, y una aberrante música con sintetizador y saxo de peli porno, que acompaña penosamente a las escenas de acción. Nadie actúa mínimamente bien, y por si no bastara con los tecnicismos absurdos que sueltan por la boca, todos los personajes, especialmente los humanos, hablan lenta y pausadamente, como si tuvieran cierto retraso mental. 

Alicientes:
-Desgana absoluta en el montaje y la dirección.
-Jesse Ventura y Sven-Ole Thorsen luchando hasta la muerte.
-James Belushi en un cameo como director de instituto.
-Una rubia aquejada de oligofrenia galopante.
-Un niño autista capaz de destruir el universo ya que "es capaz de computerizar la ecuación anti-vida".¿Cómo os habéis quedado?
-Música semierótica de saxofón en los momentos más inoportunos e inesperados.
-Creo que ya lo he dicho, pero ahí va otra vez: absurda verborrea pseudocientífica 

Momentos para el recuerdo: 
-Secundus, el malvado de la función, tras pegarse un atracón en un restaurante, se come la cuenta creyendo que es el postre. Humor digno de los mejores Martes y 13.
-La rubia protagonista, perdida en el bosque, sin ayuda de ningún tipo y sin quitarse ni siquiera las bragas, en sólo dos segundos da a luz ella solita a un niño, el cual nace con mantita y todo. El ejemplo perfecto de parto limpio y sin complicaciones.
-El director de la escuela aconseja a la madre protagonista a que saque a su hijo del centro, ya que los demas alumnos se burlan de él. Viva el sistema educativo.
-Un policía de pueblo ve que hay que problemas en su aldea y se saca directamente una uzi para restaurar el orden.
-Tras pasarse toda la película sin decir ni una sola palabra, el "Komeiter", un peligroso niño fruto de la unión entre un extraterrestre y una humana, al final de la película abre la boca y descubre su terrible secreto: dos pedazo de dientes paletos que ríete tú de Ronaldinho.
-Un aldeano lanza las llaves de su coche a una hoguera para impedir que se lo roben.

Frases destacadas:
-"Durante 5 años he vivido sin comprender esta historia increíble. A los únicos a quienes se lo pude contar fue a mis padres, y cuando se lo dije, me echaron de casa. Ni siquiera sabía el nombre de quien me había dejado embarazada. No sé si sois extraterrestres, pero al menos podíais haberme dejado una nota o algo. Saber al menos que no estoy loca, y poder ser feliz. Pero no, eso hubiera sido pedir demasiado. Seguramente estabáis muy ocupados en salvar el universo, ¿no? ¿No habéis pensado en lo que he tenido que sufrir? ¿O lo que me ha costado salir adelante? ¿Tenéis idea de lo que cuesta una casa con dos dormitorios?" (la rubia oligofrénica)
- "Tranquilo, localizaremos su vehículo, ya que mi caja de mandos es DV, Detección Vibratoria, todas las cosas, incluidas las máquinas, tienen su propia frecuencia vibratoria" (Abraxas)
-"La clave es el nacimiento de un Comeiter, capaz de computerizar la ecuación antivida" (Superior de Abraxas, explicando el plan de Secundus)

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * *


1.001 Películas que hay que ver después de morir (V): Superman IV

Título: Superman 4
Director: Sidney J. Furie
Año: 1987
País: Estados Unidos-Inglaterra
Actores: Christopher Reeve, Margot Kidder, Gene Hackman, Mariel Hemingway, Mark Pillow

Argumento: Con el fin de lograr la completa estabilidad mundial, Superman se propone eliminar todas las armas nucleares de la Tierra estámpandolas contra el Sol. Una idea que no gusta a su archienemigo Lex Luthor, quien, mezclando material genético, un trozo de tela y lo que parece un mojón canino, se fabrica su propio superhéroe para derrotar de una vez por todas al último hombre de Krypton.




Por qué hay que verla después de morir: La infame productora Cannon destruye definitivamente y con saña la saga de Superman, tras filmar con tres pesetas un ambicioso guión digno de una superproducción. Al final, pasa lo que pasa y el presupuesto brilla por su total y absoluta ausencia en una serie de secuencias supuestamente espectacualres, pero que sólo provocan mofa y vergüenza ajena.

Alicientes:
-El reparto original aguantando el tipo como puede.
-Un temible villano conocido como el Hombre Nuclear, el cual no es más que una maricona loca con mullet.
-Experimentos genéticos con trozos de tela y mojones de perro, dignos del Quimicefa.
-Nuevos poderes para Superman: el rayo enladrillador y la telequinesis.
-El totalmente calvo Lex Luthor luce durante el metraje una peluca CON ENTRADAS, la última moda en peinados postizos.
-Una Muralla China hecha de papel maché y un Etna que parece un proyecto de ciencias naturales del instituto como los de las películas americanas.

Momentos para el recuerdo:
-El Hombre Nuclear, creado por Lex Luthor, nace directamente con ropa.
-Después de una durísima pelea, La Gran Muralla China queda desenladrillada. ¿Quién la enladrillará? Pues Superman, que gracias a su rayo enladrillador, es capaz de generar ladrillos con la mirada y reconstruir el famoso monumento.
-El Hombre Nuclear, con pendencieras intenciones, secuestra a una mujer y se la lleva directamente a la Luna atravesando la estratosfera como si no pasara nada. Cuando todos tememos lo peor, vemos que la chica respira perfectamente y que eso de la ausencia de oxígeno y el frío espacial (amén de otras muchas cosas) son pequeños detalles que se le escaparon al guionista.
-Superman lanza al villano mulletero por la chimenea de una central nuclear y no sólo no ocurre un desastre, sino que incluso los operarios le dan las gracias y la ciudad experimenta un potente y agradecido chute de energía.

Frases destacadas:
--

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * *


jueves, 17 de marzo de 2011

1.001 Películas que hay que ver después de morir (IV): House Of The Dead

Título: House of the dead
Director: Uwe Boll
Año: 2003
País: Estados Unidos-Canadá-Alemania
Actores: Jurgen Prochnow, Clint Howard, Johnathan Cherry, Will Sanderson, Sonya Salomaa, Enuka Okuma, Ellie Cornell

Argumento: Unos jóvenes bastante torpes y retrasados deciden ir a la "rave del siglo", donde se convierten en pasto de unos atolondrados zombies capaces de bucear, saltar desde trampolines ocultos en la hierba, llevar armas y correr, en la peor tradición del cine italiano.






Por qué hay que verla después de morir: Fue la obra cinematográfica que dio a conocer al infame Uwe Boll, director de cine alemán que ha forjado su carrera adaptando videojuegos a la gran pantalla, con algunos resultados increíblemente lamentables y risibles, como ocurre en el caso que nos ocupa. El visionado de House Of The Dead permite comprender hasta cierto punto el desprestigio y apaleamiento público al que ha sido sometido este cineasta.

Alicientes:
-Jurgen Prochnow haciendo el ridículo más estrepitoso.
-Planos del propio videojuego insertados en medio del metraje.
-Uso indiscriminado y absolutamente oligofrénico del "tiempo bala" que crearan los Wachowski en la saga The Matrix.
-Erica Durance (Lois en la serie Smallville) en pelota picada.
-Zombies que nadan, bucean, dan hachazos, corren y hasta se tropiezan.
-Homenajes a Tiburón, Salvar al soldado Ryan e Indiana Jones.

Momentos para el recuerdo:
-El multitudinario tiroteo de casi 10 minutos de duración entre los jóvenes protagonistas y las hordas de zombies.  Calificada por su autor como un "Tour de Force de acción incesante", esta caótica escena montada arbitrariamente es uno de los peores tiroteos jamás rodados, gracias a los cables, los trampolines, el tiempo bala, los zombies que parecen disfraces de Halloween, la música punchancha y los pantallazos del propio videojuego (con los correspondientes letreros de "press start" incluidos). Una orgía de despropósitos que confoman un auténtico Apocalipsis cinematográfico, donde los muertos vivientes caminan sin orden ni criterio y las pistolas poseen munición infinita.
-La "rave del siglo" no es más que un cutrebotellón con 4 gatos bailando a lo loco, mientras la cámara se mueve entre ellos, intentando simular que hay mucha gente.
-El supuesto protagonista no aparece hasta pasados aproximadamente 30 minutos de metraje.
-Un zombi salta varios metros de altura utilizando un trampolín que el equipo de rodaje no se ha molestado lo más mínimo en esconder.

Frases destacadas:
-Rudy al malo: "La sangre que hemos visto, todas esas criaturas, las has creado para poder ser inmortal, ¿por qué?" y el malo responde "¡¡¡Para ser eterno!!!".
-Qué crees que intentaba hacer, gilipollas de mierda... (Capitán Kirk)

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * * *


LISTADO DE PELÍCULAS QUE HAY QUE VER DESPUÉS DE MORIR

1.001 Películas que hay que ver después de morir (III): El Dragón ataca

Título: Dragon lives again, The (El Dragón ataca)
Director: Lo Ke
Año: 1977
País: China
Actores: Bruce Leong

Argumento: El legendario Bruce Lee, tras estirar la pata llega al Otro Mundo donde, además de montar un gimnasio de artes marciales, se asocia con POPEYE EL MARINO y el Luchador Manco, para derrotar a las hordas del mal, que están encabezadas por las versiones chinas de James Bond, Clint Eastwood y Drácula, entre muchos otros.





Por qué hay que verla después de morir: En esta extravagante y carroñera Bruceploitation, los máximos exponentes del cine comercial de los años 60-70 son reinterpretados al estilo chinesco y moldeados por los puños de un furioso clon de Bruce Lee (Bruce Leong, en realidad), en lo que se trata de uno de los crossover más excéntricos, divertidos e incompetentes que se han parido jamás.

Alicientes:
-Versiones chinas de Drácula, La Momia, el Padre Karras, el Padrino, Popeye, el luchador manco...
-Un James Bond con las patillas de Manolo Escobar.
-Un "coñito" que forma parte de un plan diabólico.
-Un clon de Bruce Lee señalando con el dedo a todo aquel que se cruza, en una grotesca parodia de la actitud chulesca del actor original.
-Tetas.
-Emanuelle, interpretada por una stripper cualquiera sacada de un puticlub.
-Música de Nino Rota y Ennio Morricone.

Momentos para el recuerdo:
-Al llegar al Otro Mundo, un bulto bajo la manta que tapa el cádaver de Bruce Lee sugiere que está empalmado. Sin embargo, poco después descubrimos que no es su cimbrel matutino lo que forma el bulto, sino sus inseparables nunchakus. Toda una muestra de respecto hacia el actor, que había muerto apenas un año antes del rodaje de esta bazofia.
-Un esqueleto, que no tiene bolsillos ni cartera, se queja al rey del Otro Mundo de que Bruce Lee le ha robado... ¿Le habrá robado un hueso, quizá?
-El Popeye chino se toma una lata de espinacas para ayudar a su amigo Bruce Lee a vencer a una horda de momias, en una ridiculísima batalla donde interviene un Drácula que se parece al de los helados de Frigo.

Frases destacadas:
 -Yun Wei, ¡ayúdame! El Padrino y el Exorcista me persiguen, y Bruce Lee también quiere acabar conmigo y ¡es peligroso! (Rey del Otro Mundo)
-Bruce, no seas tan cruel, DESDE QUE NACÍ estoy profundamente enamorada de ti
-Así que su coñito formaba parte del plan... (El Rey del Otro Mundo, sobre el "coñito" de Emmanuelle)

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * * *



LISTADO DE PELÍCULAS QUE HAY QUE VER DESPUÉS DE MORIR
D.- Dragon lives again
F.- For your height only
O.-  Operación en Las Vegas

miércoles, 16 de marzo de 2011

1.001 Películas que hay que ver después de morir (II): Brucelinito

Título: For your height only
Director: Eddie Nicart
Año: 1981
País: Filipinas
Actores: Weng Weng, Beth Sandoval, Mike Cohen, Yehlen Catral, Carmi Martin

Argumento: Un grotesco enano imitador de James Bond trata de impedir los planes de dominación mundial por parte de "las fuerzas del mal" que operan en Manila. Asimismo, se ligará a un buen puñado de mozas a cada cual más bigotuda y dará uso a todo tipo de gadgets, desde un sombrero volador que se mueve por el aire con hilo de pescar, hasta unas gafas especiales que provocan que la gente se desnude.



Por qué hay que verla después de morir: Se trata de una especie de parodia/homenaje/chiste de las pelis de James Bond sin otro propósito que divertir y ofrecer un producto poco serio. Sin embargo, el resultado final está tan repleto de calamidades cinematográficas, que no queda más remedio que descojonarse a mandíbula batiente ante la ineptitud de los responsables.

Alicientes:
-Un enano llamado Weng Weng emulando a James Bond y vistiendo a la moda disco.
-Una buena cantidad de jamelgas filipinas.
-Gadgets imposibles de diseño lamentable.
-Unos villanos que merecen la muerte por tan horteras que son.
-Música de John Barry, o parecida.
-Sexo con enanos.

Momentos para el recuerdo:
-El uso del sombrero volador, el jetpack y las "gafas despelotadoras", unas gafas que cuando Weng Weng las usa, provoca que los secundarios se desnuden en un intento tercermundista de visión de rayos X.
-Weng Weng se lanza con un paraguas desde la ventana de un edificio altísimo, al estilo Mary Poppins, y llega ileso al suelo.
-Nada más salir de su casa, Weng Weng ve a una chica andando tranquilamente por la calle y ya sospecha que alguien va a intentar matarla, como nos revela el hecho de que se detenga con premeditación delante de un espejo retrovisor de un coche, para descubrir, ¡oh sorpresa! a un francotirador en un balcón, que ni se ha molestado en esconderse lo más mínimo.
-El tiroteo final, donde los mismos 3-4 secuaces son asesinados alrededor de 500 veces.

Frases destacadas:
-Las fuerzas del bien son nuestro gran enemigo, y lo repito, hay que exterminarlas y definitivamente. (El malo, animando a sus secuaces)
-Querían que me uniera a su sindicato, que se dedica al tráfico de drogas, y dijeron que traficarían con mi cuerpo como prostituta; también secuestran y extorsionan, les dije que a mí no me interesaba... ahora me disparan una o dos veces por semana y un día de estos... hasta nunca Lola. (Lola)

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * * *

LISTADO DE PELÍCULAS QUE HAY QUE VER DESPUÉS DE MORIR

1.001 Películas que hay que ver después de morir (I): Operación en Las Vegas

Título: Operation Las Vegas (Operación en Las Vegas)
Director: N.G. Mount

Año: 1988

País: Francia

Actores: Richard Harrison, Brigitte de Borghese

Argumento: Un grupo terrorista comandado por la temible mercenaria (y ninja en sus ratos libres) Britta pone en jaque a la ciudad de Las Vegas tras apoderarse de un avión "de los que llevan bombas nucleares". Sólo el agente Jefferson y sus compañeros de la CIA, quienes operan desde un garaje, podrán detener el desastre, a la vez que recuperan unos planos que nadie sabe para qué sirven y esquivan lluvias de balas invisibles.


Por qué hay que verla después de morir: Con un desarrollo a todas luces improvisado sobre la marcha, en esta película se cometen a cada instante prácticamente todos los errores cinematográficos que a uno se le puedan pasar por la cabeza: saltos de eje, pelos en el objetivo, la sombra del cámara, fallos de racord... Todo eso, unido a un casting formado por gente que iban encontrando por la calle y unas pistolas y metralletas que disparan balas invisibles, convierten a este filme en un auténtico incunable.

Alicientes: 
-Banda sonora sumamente ratonera y pegadiza de tan reiterativa que es. Te sorprenderás a ti mismo tarareándola descontroladamente.
-Las desagradables tetas deformes de una cincuentona operada.
-Richard Harrison asumiendo su condición de actor fracasado.
-Rednecks, mendigos y toda clase de desechos sociales ejerciendo de terroristas mientras protagonizan desquiciadas e interminables escenas de acción sin pies ni cabeza.

Momentos para el recuerdo:
-Los actores agitan alocadamente las pistolas y metralletas para compensar la ausencia de "fuego" en los disparos.
-Uno de los personajes aparca su furgoneta, se baja de ella, es perseguido por dos matones y tras una delirante huída por el desierto, vuelve a llegar a su furgoneta. ¿Ha dado la vuelta al mundo?
-Después de echar un polvo, a la mañana siguiente el protagonista descubre que su amante se ha convertido en un mortífero ninja. Peleará con ella desde el suelo ayudándose de una silla, mientras suenan gritos robados de una película hongkonesa cualquiera.

Frases destacadas:
-Conseguiremos más dinero de este país del que podéis imaginar. Para ello, necesitamos hacer algo grande. Nuestro primer objetivo será la base aérea de Las Vegas. Robaremos un avión, uno de los que llevan bombas nucleares. (Britta)
-¿No querías una penetración? Pues toma penetración. Ha sido una penetración maravillosa. Y ahora, no protestes. (Britta, tras a acuchillar a un tío que intentaba violarla).
- Disculpe señora, ¿ha visto un ninja? (Richard Harrison a una vieja que pasaba por allí)

Nivel de descojonación (de 1 a 5): * * * * *

LISTADO DE PELÍCULAS QUE HAY QUE VER DESPUÉS DE MORIR

martes, 15 de marzo de 2011

1.001 Películas que hay que ver después de morir

Volvemos a hablar de cine en Fuera de Campo, que ya tocaba, y lo hacemos gracias al único redactor al que el fútbol le importa tres pitos; un servidor.

Hoy vengo a confesar una de mis bajas pasiones: el cine basura. Como ya comenté en mi anterior entrada, soy co-creador y administrador de la web de humor Cinecutre.com, un portal sobre películas "malas" y, como tal, voy predicando allá por donde paso las bondades de la serie zeta, del cine casposo, cutre, chungo... Un comportamiento del que tampoco os vais a librar los lectores de este blog. Así que aquí vengo a presentaros mi nuevo proyecto, 1.001 películas que hay que ver después de morir.

Inspirado en un libro que ya todos conocemos, esta nueva y ambiciosísima empresa en la que me he embarcado, como es de suponer, persigue una meta muy contraria a la obra original, y es recopilar en un listado de BREVES RESEÑAS, un millar de películas absolutamente catastróficas en lo referente al talento de los autores y a la realización cinematográfica.

Pero ojo, porque el nombre del proyecto engaña. Y es que las películas que voy a reseñar, a pesar de ser auténticas bazofias, las recomiendo fervientemente a todo el mundo. Para que me entendáis mejor, sólo voy a listar largometrajes que supongan una fuente inagotable de risas y cachondeo a causa de su torpeza y pobreza de medios; de esos que con cerveza y unos cuantos amigos pueden convertirse en una experiencia inolvidable. Las cutradas aburridas (que las hay y me las he comido a patadas), que las vean y comenten otros...

Habrá películas que todo el mundo conoce, clásicos del cine caspa, grandes producciones fallidas, rarezas absolutas y casi desconocidas, cine casero...

Mi sueño sería editar todo esto en un libro, pero como eso es algo harto improbable, pues me conformo con sacarlo en este blog. ¿Realmente existen mil películas que merezcan figurar en una recopilación como ésta? Pues no lo sé, pero vayamos una por una hasta ver a dónde llegamos. Las primeras reseñas, en breve en Fuera de Campo.

Carlos Palencia

jueves, 10 de marzo de 2011

Europa le viene grande al Milan

Ayer ví como una de mis ilusiones de esta temporada se evaporaba. El nuevo Milan de Allegri era eliminado de la Liga de Campeones tras no pasar del empate a cero ante el Tottenham en el estadio de White Hart Lane. Sin duda el encuentro demostró a todas luces que al conjunto lombardo puede que le de con lo que tiene para mandar en su campeonato doméstico, pero sin duda esta bastante verde en lo que a la elite del fútbol europeo se refiere. Europa y la Champions, exigen más de lo que este equipo puede ofrecer hoy por hoy.

Debo ser franco y reconozco que al inicio de esta campaña pensé que la entidad ‘rossoneri’ tendría en la antigua Copa de Europa una de sus mejores bazas en la temporada. La llegada de Ibrahimovic y Robinho, me hicieron creer que junto con Pato y un Ronaldinho ‘enchufado’, este equipo podía llegar lejos en Europa si su potencial ofensivo era complementado por el siempre talentoso Pirlo y una retaguardia ordenadita con el eterno Nesta a la cabeza. Estos ingredientes me parecieron suficientes para poder llegar lejos en un torneo corto, dada además la histórica habilidad de los conjuntos italianos en las eliminatorias a doble partido.

Sin embargo la eliminación de ayer, no sólo el hecho, sino la forma en que ocurrió, demostró que en este equipo se han hecho las cosas a medias. Es cierto que se ha acometido una renovación en la parte de arriba, máxime con la llegada de Cassano en diciembre y con la salida de un decepcionante Ronaldinho. Pero el problema del Milan esta sin duda en la sala de máquinas. Es obvio que un club que, después del Real Madrid, es el más laureado de la máxima competición del viejo continente, no puede tener tantas carencias en el centro del campo, allí donde se genera todo.

La dependencia que el Milan tiene del ya veterano Pirlo es más que alarmante, sobre todo si tenemos en cuenta que no hay relevo a la vista, y parece que en los despachos tampoco tienen de intención de hacerse un jugador que progresivamente pueda ir sustituyendo al centrocampista de Brescia. La presencia de Seedorf, (sobrado de calidad pero también de años), como maestro de ceremonias en el centro de la cancha sonó poco menos que a improvisación. El ex del Real Madrid ya no esta para estos trotes y las alternativas en el banquillo son inexistentes. Sin duda el gran Andrea el que otorga a lo suyos de un patrón de juego, sin él, el encefalograma del equipo se vuelve plano.

Las carencias creativas del equipo de Berlusconi, dejan sin efecto su pegada cuando un buen equipo como el Tottenham se pone delante. El ejercicio de impotencia de los de Allegri resulto hasta angustioso. Viajaban a Londres para voltear la eliminatoria y ni siquiera dieron sensación de poder marcar un gol. Por que en esto del fútbol no importan tanto los delanteros que pongas como las veces que esos mismos delanteros puedan tener el balón en situación de poder hacer daño. Ese el problema en este Milan, los intermediarios fallan y el equipo naufraga a expensas de que a cualquiera de los de arriba se le ocurra una genialidad que resuelva la papeleta. Puede que en una Serie A en clara decadencia esto sea suficiente, pero para la turné en Europa hacen falta nuevas alforjas.

Gustavo Hernández (Colaborador)

Raúl, grande de Europa

Raúl ya está en los cuartos de la Champions League. Siete años después, consigue pasar la barrera de los octavos con el... Schalke. Lástima que haya sido a costa de un equipo español, el Valencia, que quizá sea superior en plantilla e historia, pero que en la eliminatoria ha dejado mucho que desear. Pero no quiero escribir sobre el Valencia, que para eso el lector puede leer infinidad de crónicas en los medios de comunicación. Hoy, quiero destacar a Raúl González, hoy "7" del Schalke, eterno "7" del Madrid.

Es encomiable lo de Raúl. A sus 33 años ha sido determinante en que el equipo alemán, su equipo, se haya clasificado para la siguiente fase. Su gol en Mestalla fue más que decisivo, y su afición, agradecida y rendida a sus pies, lo sabe. Muchos eran los que decían que era un "cojo" y un "acabado". Cierto que en Madrid ya no se le veía tan fresco, que le costaba más hacer lo que siempre hacía, y que los años no perdonan y el físico tampoco. Pudo quedarse en Chamartín cobrando el pastizal que ganaba (bien merecido, por cierto), pero prefirió, ya en el ocaso de su carrera, probar fortuna en otro fútbol, en otro país, empezar desde cero. La mayoría veían en él al típico futbolista a punto de jubilarse, que decide pegarse "la vida padre" en destinos exóticos como Qatar, donde se cobra mucho y se exige poco. Pero él aún se veía con fuerzas. Y se fue a Alemania, a la Bundesliga, un campeonato en auge, donde el futbol es cada vez más atractivo, donde cada vez mejores jugadores lo ven como un destino de lujo. Una liga fuerte, seria y competitiva, que fin de semana sí y otro también, llena los estadios. Ya nos gustaría en España o en Italia, tener los ambientes que tienen allí.

Se fue al Schalke, un club de la pequeña ciudad de Gelsenkirchen, al norte de Alemania, que el año pasado fue segundo. El Schalke es un equipo modesto en comparación con Bayern de Munich, Borussia Dortmund o Bayer Leverkusen; pero ahora se codea con los más grandes. Felix Magath debe estar muy satisfecho por haber apostado por un jugador consagrado y "de vuelta" como Raúl, que era y es un símbolo para los madridistas, pero que luzca la camiseta que luzca, se deja la piel en el campo. Están en la final de la Copa y entre los ocho mejores de Europa. Cierto que en Liga las cosas no van demasiado bien y están relativamente cerca del descenso, décimos a cinco puntos de la muerte. Pero que les pregunten a los aficionados si prefieren sufrir en liga y estar en unos cuartos de Champions, y a un paso de un título como la Copa. Raúl, con sus más de 15 goles, ha puesto su granito de arena para que se consiga. Y es que el "7" es un ganador, que allá donde va transmite una sensación de tranquilidad, de coraje, de entereza, de lucha, de nunca rendirse. Transmite a sus compañeros un espíritu especial, que tenemos que ver aún si alguien puede suplir en el Madrid.

Y hablando del Madrid, sería de traca que si los blancos pasan su compromiso frente al Olympique, se las vieran con Raúl. Muy difícil se le haría al aficionado merengue ver a su ídolo con otra camiseta en el Bernabéu, y si encima éste marcara, cosa nada descartable, preveo suicidios en masa. Por el bien de Raúl y del Madrid, esperemos que ésto no se produzca, pero ya se sabe que el azar es caprichoso y traicionero. Raúl debe volver al Madrid, pero nunca como rival. Su club le espera tras esta interesante aventura teutona. Y en ese momento, se le dará el homenaje que merece. Porque como es lógico, Florentino Pérez no puede organizar un acto de despedida y agradecimiento por un jugador que sigue en activo. Será cuando el futbolista se retire, ya veremos cuándo, el día en el que reciba los máximos honores del club donde lo ha dado todo.

Tiene Raúl tres Champions, y parece que no se cansa. Cierto que el Schalke no es ni por asomo favorito para llevarse el título en Wembley, y sería un milagro que llegue a semifinales, pero cuidado, con el "7" en el campo, todo puede pasar. 

Dani Medina

miércoles, 9 de marzo de 2011

Wenger, el rey desnudo

Damos la bienvendia en Fuera de campo a un nuevo colaborador, Gustavo Hernández. Periodista deportivo, amante del fútbol como pocos, hincha del Athletic y apasionado del cine.

Es increíble la capacidad que tiene este Barça de Guardiola de, además de desarrollar el mejor fútbol del planeta, de batir todos los récords, de conseguir títulos por doquier y de asombrar incluso a los ayatolás del madridismo más recalcitrantes, es capaz de desvanecer y poner en evidencia mitos, que hasta la fecha parecían inquebrantables, casi axiomas aceptados por todos.

Este es el caso del siempre loado y tan cacareado técnico del Arsenal, Arsene Wenger, ese tipo francés, supuesto paradigma de la elegancia, tanto en su idea del fútbol, como en su modo de llevarlo a cabo, así como en su manera de actuar fuera de los banquillos. Pues bien, esto que hasta anoche era algo que cualquier aficionado aceptaba sin más, quedó desbaratado tras un partido en el que el avasallante Barcelona destapó las vergüenzas de un entrenador que lleva más de una década engañando a la opinión pública, así como a los profesionales de la información deportiva, comentaristas y opinólogos en general.

El primer mito que rodea al entrenador del Arsenal y que se vino abajó ayer en el Camp Nou, fue el de que este señor de Estrasburgo entiende esto del balompié como un juego en el que el ataque es la mejor defensa, y en el que el buen trato al balón y la búsqueda constante del gol son el camino más corto para la victoria. Para sorpresa de muchos ‘wengerfilos’, el cuadro londinense apareció ayer como un equipo de segunda fila que ingresaba en el coliseo blaugrana como lo hacían los cristianos en el circo romano, es decir, con la intención de esperar un milagro que les hiciera salir vivos de allí.

El planteamiento del bueno de Arsene, lejos de acreditarle como un amante del fútbol total, dejó a las claras que se trata de un entrenador como cualquier otro, que se caga en el Nou Camp esperando que una epidemia en el vestuario del Barça antes del partido, le libre de los Iniesta, Messi, Pedro, Xavi, Villa etc..; para así tener alguna posibilidad. Si muchos pensaban que Wenger podría ser el espejo en el que se mirarse Pep, el partido ante el Barcelona concluyó con la sensación de que el preparador ‘gunner’ fue una mala copia de Mourinho. El Arsenal quiso copiar el planteamiento ultradefensivo conocido como ‘airbus’, que tan buenos réditos dio al portugués en las semifinales del año pasado.

Por arte de magia, el paladín del buen gusto y la delicatessen balompédica, quedaba reducido a la hora de la verdad, a un burdo imitador del provocador ‘Mou’, conocido como es sabido por su elegancia y su aversión al fútbol rácano y barriobajero. La confirmación de que Mourinho es realmente el verdadero referente de Wenger la obtuvimos en rueda de prensa, cuando clamó contra el árbitro por la expulsión de Van Persie al más puro estilo del ‘special one’, es decir, queriendo tapar el Sol de la abrumadora superioridad barcelonista, con el dedo de una expulsión tan rigurosa como justa. Esa forma de ponerse la venda en los ojos para no ver lo minúsculo que había resultado su equipo en 170 de los 180 minutos de esta eliminatoria recordó a cualquiera de los ‘greatest heats’ del técnico de Setúbal. La respuesta de Guardiola no pudo ser un ejemplo más palmario de sinceridad, como el médico que le comunica a un paciente su enfermedad: “El Arsenal no ha dado tres pases seguidos”, declaró el de Sant Pedor. Además no tiro a puerta en todo el partido, añado yo.

Ayer Wenger quedó retratado sin duda como lo que es, un entrenador inflado por los medios de comunicación, un producto de marketing, que en su día enamoró al mismísimo Florentino Pérez con su aire de elegante intelectual parisino, eso sí, con menos Copas de Europa, que el denostado Vicente del Bosque, algo más calvo y gordo. Sin duda ayer en Barcelona todos pudimos ver que como en el cuento, el rey estaba desnudo. Wenger se despojó (o mas bien le despojaron), de ese halo invisible de misticismo que casi le convertía en un gurú de un deporte, cuyo propósito al fin y al cabo es marcar más goles que el rival para levantar copas a final de año, algo que no consigue su equipo desde hace ya seis temporadas. Los fríos datos y su actitud en los momentos clave tumban la imagen de este técnico que debería dedicarse a dirigir la cantera de algún club, descubriendo talentos, que otros entrenadores con más arrojo y sapiencia sepan convertir en campeones y no en eternos aspirantes a todo, ganadores de nada, pero eso sí, eternamente aplaudidos.

Gustavo Hernández (Colaborador)

De turismo en Barcelona

Tenía razón Guardiola cuando dijo que Van Persie había venido a "hacer turismo" si es que no se había recuperado de su lesión. Al final el holandés jugó, pero él y el resto de sus compañeros, a excepción de Almunia; vinieron a visitar Barcelona, porque desde luego de jugar al fútbol poco.

Se dice del Arsenal, laureado y prestigioso club inglés del norte de Londres, que es una especie de aprendiz del Barça. Les gusta tener el balón, tocar, atacar y tienen especial predilección por el buen fútbol, ése del que tanto alardean, y con razón, los aficionados culés. La diferencia entre los azulgrana y los gunners, visto lo de ayer noche en el Camp Nou, sigue siendo sideral. Y es que ése es el problema de las "imitaciones": se parecen al original, pero a la hora de la verdad se rompen antes y son de peor calidad.

Ya desde el primer minuto comenzó el conjunto de Guardiola a tomar las riendas del partido, imponiendo su juego y apabullando al rival, que esperaba con la defensa muy adelantada, pero que viendo el vendaval tuvo que echarse atrás y acabó renunciando por completo al ataque. Y es que si en la ida los azulgrana fueron mejores, al menos el Arsenal hizo buenos contraataques y generó ocasiones de gol. Ayer, dudo que algún espectador recuerde de qué color iba vestido Valdés, que recogió el balón de dentro de su portería, y porque lo había metido ahí uno de sus propios compañeros, Busquets, intentando despejar de cabeza un córner.

Lo de menos fue el resultado 3-1, porque pudieron ser muchos más (para el Barça, of course). Los de Wenger salieron a verlas venir, a aguantar los noventa minutos como buenamente pudieran. Y eso que no cantaban con un héroe inesperado. Almunia salió para sustituir a un dolorido Szczesny, e hizo un partido formidable. Él solo salvó unos cuantos goles cantados, ya que su defensa acostumbró a dejarle vendido frente a las acometidas de Messi, Villa o Xavi. Caso aparte para Dani Alves, que se encontró una autopista en su banda y sin límite de 110, sin nadie que le marcara o presionara. Una tortura constante.

Wenger al parecer está que echa humo con la expulsión de Van Persie. Incluso, recogen los medios de comunicación que tras el encuentro, el entrenador francés increpó al árbitro Massimo Busacca. Tiene razón Wenger. Van Persie no debió ver una segunda amarilla por seguir una jugada y dar una patada a un balón, ya sea de manera cnsciente o inconsciente. No debió echar del campo al delantero holandés y desequilibrar tanto un partido que ya lo estaba por una superioridad aplastante de los culés. Pero no debiera Wenger escudarse en una anécdota. Porque es muy probable que hubieran perdido igual. Y porque es de recibo decir que Messi fue derribado al comienzo del partido dentro del área y que Busacca se lo comió. Es decir, que el árbitro estuvo nefasto, que se le fue el partido de las manos y que la lió.

¿Y Cesc? Pues había morbo por ver al catalán regresando a su "casa". Pasó inadvertido, como todo su equipo. Sólo se le recordó en el cambio, donde por cierto no fue precisamente aplaudido. Decepcionante actuación del capitán gunner, que desperdició una gran oportunidad de demostrar todo lo que vale. Y qué mejor escenario que el Camp Nou. Dicen que quiere volver al Barça y que el Barça quire que vuelva. El Madrid anda al acecho. En Barcelona, Cesc sería un lujo, un broche de oro, uno más. En el Bernabéu, sería una necesidad, una pieza fundamental, el referente. Pero el corazón tiene razones que la cabeza no entiende, como se suele decir.

Cesc será carne de portada en verano. Mientras tanto, el Arsenal deberá pelearle la Premier al ManU. Tiempo no les va a faltar. Y es que es lo que tiene venir de visita a Barcelona, que vienes con ilusiones y acabas viendo la Champions por la tele.

Dani Medina